Nuestros ex alumnos

Prescott College atrae y trae gente con las historias y logros más asombrosos! Así que conozca a algunos de ellos aquí y eche un vistazo a lo que están haciendo en el mundo y las historias inspiradoras que cuentan. 

Después de terminar su licenciatura en Prescott College, Colin trabajó como Curador de Cultivos en Native Seeds / SEARCH en Tucson y Patagonia, Arizona, y como biólogo en una firma de consultoría ambiental en San Diego, California. 

Luego completó su Maestría en 'Conservación y utilización de los recursos fitogenéticos' en el Universidad de Birmingham, Reino Unido. Esta experiencia abrió la oportunidad de trabajar en Roma dentro de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, para el Fideicomiso Global de Diversidad de Cultivos. Colin está trabajando actualmente en un nuevo proyecto de Trust, mientras realiza un doctorado. con Universidad de Wageningen (Países Bajos), realizando investigaciones en CIAT (Centro Internacional de Agricultura Tropical, con sede en Colombia) sobre la conservación de los parientes silvestres de los cultivos.

Angie es actualmente copropietaria de una granja de CSA de 400 miembros, Mountain Bounty Farm, y también dirige un negocio de flores paralelo, The Flower Project, que cultiva flores cortadas especiales para CSA, mercados de agricultores y bodas. Angie y su esposo, John, dirigen un programa de pasantías dentro del cual han tenido la oportunidad de enseñar y orientar a decenas de futuros agricultores, muchos de los cuales han comenzado a comenzar sus propias granjas. Hace cuatro años, Angie abrió un nuevo mercado de agricultores en su ciudad, Nevada City. El mercado exhibe una amplia gama de pequeñas granjas locales en el área.  

Mis actividades están determinadas por dos objetivos interrelacionados. El primero es exploratorio, un intento de comprender y comunicar la elegancia y la cruda vitalidad de la humanidad, mientras que el segundo se ha situado en la práctica, un esfuerzo por promover una relación equitativa con la tierra.  

Desde que me gradué de Prescott College, este proceso se ha materializado de diversas formas. Como escritora y comunicadora, investigué la violencia política y trabajé con un grupo de niños para publicar un libro sobre la vida en las calles en Zimbabwe, documenté el papel de la degradación de la tierra y la escasez de agua en África Oriental e interpreté la reconciliación étnica en el posconflicto. Kosovo. En 2009, como joven explorador de la National Geographic Society, caminé a lo largo del río Ewaso Nyiro que desemboca en los áridos paisajes culturales y ecológicos del norte de Kenia para explorar las fronteras de confrontación entre la cultura, la vida silvestre y fuerzas globalizadoras más amplias. Actualmente estoy escribiendo un libro sobre este tema.

Como conservacionista, he trabajado en temas de gestión de tierras y vida silvestre en Zimbabwe, Mozambique, Uganda y Kenia. Algunas de estas experiencias incluyen ser el administrador de campo para un área de conservación, promover la generación de ingresos a través de la cosecha y venta sostenibles de miel y plantas silvestres, integrar las prácticas tradicionales de manejo del ganado en las actividades de conservación de la vida silvestre y monitorear los movimientos y el comportamiento de los elefantes para ayudar planificación de la conservación a escala de paisaje.

Actualmente, estoy trabajando para obtener mi Maestría en Conservación y Gestión en la Universidad de Oxford.

Proporcionar trabajo sostenible para artesanos que conozco se ha convertido en mi pasión. Cuando las personas intentan ayudarse a sí mismas, es emocionante adoptar la misión de difundir el Comercio Justo. Los artesanos con los que trabajo no quieren limosna; quieren clientes. Nuestro grupo de Comercio Justo, lo llamamos UN MUNDO JUSTO, ayuda a varios artesanos en Uganda, Tailandia y Bután que se esfuerzan por romper las barreras que han mantenido a generaciones de sus familias en la pobreza. La barrera de las dificultades es tan simple como no tener suficiente trabajo para ganarse la vida. Cuando las joyas de papel reciclado llegan en cajas toscamente empaquetadas de los artesanos de Uganda, los voluntarios ayudan a vender las joyas de los artesanos a personas a través de fiestas en casa, en tiendas de regalos, boutiques de ropa femenina, librerías universitarias, tiendas de alimentos naturales y tiendas de museos. A los artesanos se les paga muy por encima del salario mínimo de Uganda, se enfatiza un salario de Comercio Justo y un ambiente de trabajo seguro.

Con la recesión económica que ha sofocado algunos gastos de los consumidores, es más difícil para las personas que salen de la pobreza continuar construyendo sus vidas. Enviar a sus hijos a la escuela y pagar la salud y las necesidades del hogar se ha vuelto más difícil para los artesanos. Algunos artesanos se han enfrentado a una devastadora caída en la pobreza. Hay 2.7 millones de personas en el mundo, aproximadamente seis veces la cantidad de personas que viven en los Estados Unidos, que ganan menos de 2 dólares al día. Eso es un desafío para todos nosotros. El desafío económico de estos tiempos hace que la práctica del Modelo de Comercio Justo sea aún más crítica para que los artesanos obtengan su parte justa. Esto me motiva todos los días.

El hecho es que hay un gran número de "consumidores conscientes" que se preocupan por comprar bienes "de origen ético" en lugar de productos fabricados en circunstancias laborales cuestionables. La prueba de esto es que las tiendas y ventas de Comercio Justo han estado creciendo en este país, así como en Canadá, Europa, Nueva Zelanda y Australia, durante los últimos cuarenta años. El año pasado, por ejemplo, según la Fair Trade Foundation en Inglaterra, se compraron $ 4.12 mil millones de productos de Comercio Justo en 2008. Durante un tiempo de recesión, la gente todavía compra algunas cosas y aún gasta algo de dinero. Solo queremos que las personas piensen en lo que gastan y se den cuenta de que su dinero es su poder y que puedan hacer una declaración para bien y para UN MUNDO JUSTO incluso en momentos en que gastamos menos. Promovemos que comprar bienes de Comercio Justo es aún más importante ahora que en tiempos económicos normales. Las temporadas festivas y los momentos de regalos se encuentran entre los momentos perfectos para recordar a esas personas en situación de pobreza y apoyarlas. Para obtener más información, comuníquese con Linda en Linda@afairworlddesigns.com.

El 08 de Tucson de Jessica Williams fue galardonado con una Beca de Ecología del Campus por el Federación Nacional de Vida Silvestre para apoyar el trabajo en los campus universitarios que enfrentan el calentamiento global.

Jessica usó la beca para enfocarse en reducir las emisiones de carbono al reducir la distancia que recorren los alimentos antes de llegar al consumidor. Trabajó para promover los mercados de agricultores en los campus universitarios de todo el país y abogó por el consumo local de alimentos entre la población universitaria. "Actualmente estoy en el proceso de escribir un Protocolo de Mejores Prácticas para iniciar un mercado de agricultores en el campus con Gale Welter, el coordinador del mercado de agricultores a través de la Universidad de Arizona en el Departamento de Salud del Campus de Tucson", dijo Jessica sobre su proyecto. "Planeamos distribuir este protocolo a los campus de todo el país que estén interesados".

75 de Lee Stuart se ha mantenido en la primera línea de la investigación climática, luchando contra incendios forestales, alimentando a los hambrientos y albergando a las personas sin hogar. Ella ha elegido los giros y vueltas de su viaje, continuamente aprendiendo de mentores en el camino y manteniéndose fiel a una brújula interna que rara vez la ha dirigido mal.

El primer giro en su viaje fue la decisión de asistir. Prescott College. Lee había solicitado la admisión temprana a la Universidad de Rochester para estudiar química. La tía de Lee fue la primera cardióloga pediátrica en Arizona y había estado tratando al niño pequeño de un profesor de biología en el Colegio. Su tía la invitó a Arizona para el Día de Acción de Gracias y le sugirió un viaje a Prescott College, como "podría ser más interesante". Lo fue.

En esos días, era práctica de la oficina de admisiones hacer que los futuros estudiantes pasaran la noche en los dormitorios para tener una idea del campus. Desafortunadamente, todas las mujeres en el dormitorio donde se asignó a Lee estaban en una excursión en el Gran Cañón. "Estaba totalmente sola en la suite y me sentía muy sola, y en realidad era un poco espeluznante". Escuchó un golpe en la puerta.

Ella se abrió para encontrar a un estudiante, Jeff Schwartz, a quien había conocido más temprano en el día como su guía turístico del campus, y un grupo de sus amigos con paquetes. Sabían que estaba sola y habían decidido compartir sus paquetes de atención de vacaciones desde casa con ella para "un Día de Acción de Gracias temprano". Lee tomó la decisión en ese momento de asistir. Prescott College. “Todavía me ahoga hasta el día de hoy contar esa historia. No podía creer que pudiera haber un lugar donde la amabilidad, la bienvenida y el reconocimiento de la comunidad fueran tan directos como eso ”.

Al principio, Lee estudió química, estudios ambientales y muchas matemáticas. No fue hasta que recibió su examen final de química de primer año que se dio cuenta de lo diferente que era realmente este lugar. El profesor Bob Harrill incluyó un diagrama del espectro de absorción atómica de la atmósfera y el gráfico de Mauna Loa que muestra el aumento de CO2 atmosférico y planteó la pregunta: "¿Cuáles son las implicaciones para la Tierra?" Al principio, no tenía idea de cómo responder eso o cualquiera de las preguntas similares en el examen. Ella y un compañero de estudio, Marv Barstow, fueron a trabajar a la biblioteca y en el transcurso de la semana leyeron sobre el efecto invernadero, el papel del etileno en la maduración de la fruta, creando la estructura molecular de compuestos orgánicos a partir del análisis espectral y otros fenómenos. incluidas en las preguntas del examen, todas las cuales estaban mucho más allá de la química primaria.

Cuando fueron a entregar el examen, muy contentos con su trabajo, sin embargo le preguntaron al profesor por qué ninguna de las preguntas había sido cubierta en el curso. La respuesta de Bob fue: "Espero que sepas lo que enseñé en clase. Lo que quiero saber es qué tan lejos puedes llevarlo ”. Eso fue un cambio de juego. Ella comenzó a darse cuenta de que la educación no era tanto "¿Qué sabes?" Sino "¿Hasta dónde puedes llegar?"

Durante su primer verano en la escuela, Lee y su compañera de clase Chris Griffin se convirtieron en miembros fundadores y las primeras mujeres en unirse a la tripulación de bomberos de Prescott (compuesta en su totalidad por Prescott College estudiantes) Fue el año de Battle Fire. Ella y la tripulación trabajaron 40 de las primeras horas de 48 en primera línea, haciéndose un nombre, y tuvieron muchas más aventuras además. En el segundo verano, se les unieron estudiantes de St. John's College en Santa Fe y el equipo se hizo conocido como Prescott Hotshots. Lee quería un futuro en el Servicio Forestal, pero sabía que no sería trabajo manual en un equipo de bomberos, por lo que buscó otras oportunidades a través de su Proyecto Senior.

Le ofrecieron un puesto en el Laboratorio de Bomberos del Servicio Forestal de EE. UU. En Riverside, California, donde trabajó durante ocho meses en la reconstrucción del mapa de vegetación de un área que se había quemado en las montañas de Santa Mónica para probar un modelo matemático de cómo los incendios forestales untado. Este tipo de trabajo combinaba su amor por las matemáticas y la biología, y podía pasar tiempo al aire libre. Fue la combinación perfecta que finalmente la llevó a su trabajo de posgrado.

Lee estaba un poco asustado de asistir a la escuela de posgrado. Prescott College no había sido una educación tradicional y no estaba segura de cómo le iría con un programa más formal y estructurado. Su plan era volar por debajo del radar en el estado de San Diego, especialmente volar por debajo del radar de Phillip C. Miller, quien había escrito los capítulos en uno de sus textos universitarios sobre modelado matemático que la inspiró a comenzar con SDSU. Por suerte, Phil eligió a Lee para que fuera su estudiante graduado durante el proceso de admisión. Aparentemente, cuando Phil era un estudiante graduado, una de sus tareas había sido ayudar a desarrollar un plan de estudios de estudios ambientales para una nueva universidad en Arizona. Quería ver qué tipo de estudiante Prescott College había terminado saliendo.

Lee y Phil se llevaron bien y, junto con otros estudiantes, postdoctorales y profesores organizados como el Grupo de Investigación de Ecología de Sistemas, tuvieron una gran carrera pasando los veranos en Alaska y luego los términos académicos en San Diego o Chile trabajando en modelos matemáticos de La fisiología vegetal y el entorno físico de la tundra y el ecosistema mediterráneo. Aunque primitivos, algunos de sus modelos indicaron que el calentamiento global probablemente crearía una fuente de compuestos para el carbono atmosférico cuando el permafrost se descongele y descomponga. "Desafortunadamente estábamos en lo correcto", dice ella.

Cuando Phil murió durante el último año de su Ph.D. programa, la vida de Lee dio otro giro.
"Mi madre siempre había dicho que cuando te sientes triste o lamentado por ti mismo, ve a hacer algo por alguien más y supéralo". Se ofreció como voluntaria para una recaudación de fondos de UNICEF y con las personas que conoció allí, también fue voluntaria en la Coalición Ecuménica de Asuntos Preocupados. Americanos (ECCA) en el área de Los Ángeles. ECCA operaba un programa de distribución / asistencia de alimentos donde compraban directamente de los agricultores y productores y luego lo empacaban y lo distribuían a través de otras organizaciones.

Ella se inspiró, pero sabía que había una mejor manera de coordinarlo. Armado con una pasión renovada por luchar contra la pobreza (que comenzó en su infancia en Appalachia) y una mejor logística en mente, Lee regresó a San Diego y ayudó a formar Self Help and Resources Exchange (SHARE), que funcionó básicamente como ECCA.

SHARE apenas estaba despegando cuando fue a Virginia Tech para hacer un trabajo de posgrado. Aunque amaba su trabajo, Lee se dio cuenta de que la fisiología de la raíz, el modelado matemático y las horas interminables en un laboratorio eran solo parte de la vida, y buscó otras formas de involucrarse en la comunidad. Al principio conoció al jefe de New River Valley Community Action y trabajó con esa organización como voluntaria para reproducir el programa SHARE para el suroeste de Virginia. Una cosa llevó a la otra, y después de una reunión propicia de las mentes entre uno de los otros cofundadores de SHARE en San Diego, un inversionista adinerado y un abad trapense, se formó la idea de comenzar SHARE en el sur del Bronx. Le pidieron a Lee que encabezara la nueva empresa y ella dejó Virginia para ir al Bronx, llegando a marzo 11, 1985.

Para dar una idea del estado descuidado y descuidado del Sur del Bronx en ese momento, Lee recuerda su segunda semana en el trabajo cuando un equipo de filmación de Alemania llegó para filmar imágenes que podrían duplicar la destrucción después del bombardeo de Dresde durante Segunda Guerra Mundial. Era una comunidad que necesitaba muchas cosas y en un año las iglesias de 250 se unieron a las familias de SHARE y 10,000 y participaron en el programa todos los meses.

En 1986, un hombre vino a ver a Lee al trabajo. Jim Drake había sido el director nacional de organización de Ceasar Chavez durante el boicot a las uvas que trajo a United Farm Workers su primer contrato. Le preguntó a Lee: "¿No te preocupa enseñar la dependencia?" Estaba perpleja. Explicó que al hacer tanto por las personas sin construir estructuras u oportunidades para que tomen sus propias decisiones o se involucren en las soluciones, es probable que ella perpetúe la peor forma de pobreza: la dependencia aprendida. Esta fue otra conversación que cambió el juego para ella.

Jim estaba en el Bronx como organizador nacional de la Fundación de Áreas Industriales y estaba trabajando con los pastores locales para organizar las Iglesias del Sur del Bronx (SBC), una organización de múltiples temas y amplia base con poder suficiente para lograr un cambio real en el vecindario. “Estaba en presencia de un organizador verdaderamente gigante y supe en ese momento que quería trabajar con este tipo. Tenía una forma efectiva de pensar acerca de las fuerzas que crearon poder e injusticia y un plan para realmente cambiar las tornas en esos sistemas. Él me desafió y me inspiró ”. Jim continuó ayudando a Lee a comprender cómo construir una organización con liderazgo local y cómo navegar y desarrollar un poder de base que podría enfrentar y ganar contra adversarios mucho más grandes: hospitales locales y la vivienda y educación de la ciudad de Nueva York sistemas. Finalmente, siguió a Jim como el organizador principal de las iglesias del sur del Bronx, emprendiendo dos grandes proyectos durante su permanencia allí.

El Proyecto Nehemiah de las Iglesias del Sur del Bronx construyó viviendas y condominios 966 para una o dos familias para propietarios de viviendas por primera vez que viven en el Sur del Bronx, la mayoría ganando entre $ 25,000 y $ 30,000 al año y viviendo en viviendas públicas o alquileres de baja calidad. El proyecto fue financiado por un préstamo rotativo de $ 3.5 millones de las órdenes religiosas católicas, la Iglesia Evangélica Luterana en América y las Iglesias Episcopales Trinity y St. James. La ciudad de Nueva York proporcionó terrenos baldíos y un subsidio de $ 15,000 por unidad para reducir aún más los costos, y durante diez años, SBC reconstruyó una gran parte de las secciones Melrose y Mott Haven del Bronx. Lo que había estado vacante y abandonado durante tres décadas es ahora una próspera comunidad multicultural con un crimen muy bajo, una tasa de ejecución hipotecaria inferior al 1.5% y el patrimonio de las familias del sur del Bronx.

Lee también ayudó a crear la Bronx Leadership Academy High School. "Todo el sistema escolar en el Bronx estaba configurado para el fracaso en ese momento", dice ella. "Se esperaba que los niños trajeran su propio papel higiénico a la escuela, y un director de una escuela primaria incluso hizo que los niños almorzaran en el piso porque el sindicato de conserjes dijo que era más fácil de esa manera". Jim le había enseñado a Lee a comenzar de a poco. Con los líderes de las iglesias del sur del Bronx cuyos hijos asistieron a esa escuela, primero se acercaron a la Junta de Educación de la Ciudad de Nueva York sobre los niños que comen en el piso, una victoria bastante fácil. Con el tiempo, y con mucha presión, las Iglesias del Sur del Bronx negociaron con la Junta y con el apoyo del Superintendente de Escuelas Secundarias del Bronx, construyeron "un nuevo tipo de escuela secundaria".

Utilizando las reglas y regulaciones del sistema educativo del Estado de Nueva York y la ciudad de Nueva York, la Iglesia del Sur del Bronx maximizó la mayor cantidad de recursos posible, incluida la cantidad de pies cuadrados e instructores por niño. La experiencia ayudó a promover el cambio de políticas en la Junta de Educación, que ha creado más y más escuelas pequeñas a lo largo de los años.

Siguiendo un patrón de algún tipo, su mentor en la organización, Jim Drake, murió y ella decidió pasar a un capítulo diferente en su vida. Terminó el proyecto Nehemiah y buscó un propósito en varias otras organizaciones, trabajando en educación de adultos, desarrollo internacional y, por un breve tiempo, defensa de parques. Cuando las opciones en Nueva York se sintieron demasiado limitadas para ella, puso su currículum en muchos lugares haciendo desarrollo comunitario y consiguió un trabajo en la sucursal de Duluth, Minnesota, de la Corporación de Apoyo a las Iniciativas Locales (LISC), dio prácticamente todo lo que tenía para las familias mexicanas con las que había trabajado en SBC, y se subió a su Subaru para comenzar de nuevo.

"¡Duluth es genial!", Dice, explicando que es muy liberal, pero también muy blanca, algo a lo que no estaba acostumbrada después de años 24 en el Bronx. "Las disparidades entre nativos y afroamericanos y blancos son extremas aquí".

Trabajó durante dos años rehaciendo los planes del vecindario y cosas por el estilo, pero no fue tan activa como quería ser. Cuando el puesto de directora en una organización llamada Iglesias Unidas en el Ministerio (CHUM) se abrió en Duluth, su líder saliente y otros miembros de la comunidad la alentaron a presentar una solicitud. CHUM estaba a punto de construir un edificio de apartamentos de la unidad 44 para viviendas de apoyo permanente para familias con niños que habían experimentado la falta de vivienda a largo plazo o recurrente, por lo que querían a alguien que conociera un proyecto de construcción. También apreciaron el hecho de que Lee había trabajado en una organización ecuménica e interreligiosa durante mucho tiempo.

Ella ha estado con CHUM durante dos años y se encuentra aprendiendo más cada día. En su mayoría, está aprendiendo cómo administrar una organización que brinda servicio directo. La misión de CHUM es "Personas de fe, trabajando juntas para proporcionar las necesidades básicas, fomentar vidas estables y organizarse para una comunidad justa y compasiva". Como tal, administra el refugio de emergencia más grande de Duluth para personas y familias sin hogar y proporciona la red de seguridad social básica para Duluth es la más pobre de los pobres. “Esta es mi primera experiencia tratando con personas que han sido desechadas por nuestra sociedad. En el Bronx, el lugar era el descarte aparente, no la gente ”. Explica que, en su mayor parte, las personas que poblaron el Bronx eran residentes de mucho tiempo que habían sobrevivido a la destrucción del vecindario o inmigrantes que se veían a sí mismos como valientes. sobrevivientes que vienen de lugares terribles de todo el mundo para tener una vida mejor en los Estados Unidos. 

Las personas que Lee ve venir a CHUM Shelter han fracasado por los sistemas y la cultura que los rodean, y más de la mitad muestran signos claros de enfermedad mental. Ella está comenzando a abogar por viviendas seguras para personas con enfermedades mentales graves para que puedan salir del refugio, la cárcel, el hospital y el ciclo de la calle. Los nuevos apartamentos ya están abiertos, y para finales de marzo 2015, las familias 44 estarán en residencia. "La mejor parte para mí", dice Lee, son las madres embarazadas que se están mudando. "Han estado sin hogar durante más de un año, o al menos tres o cuatro veces en los últimos años, y ahora, su bebé está va a nacer NO sin hogar. Eso es maravilloso."

Lee tiene una profunda comprensión de la posición de privilegio de la que proviene. “Pude hacer lo que hice gracias a la inversión que me hicieron las instituciones y mi familia. Todos apostaban por mi éxito. Eso ya no le sucede a los jóvenes, especialmente a las personas de color. La apuesta es contra ellos.

“Estoy muy orgulloso de mi trabajo, pero también me siento impulsado por la humildad de la posición de privilegio de donde vengo. El bebé que nació en una familia que no puede cuidarlo, es su mala suerte. No tiene nada que ver con el valor de ese bebé o el valor de esa mamá o papá. Quiero construir una sociedad donde la suerte tenga menos que ver con eso. La justicia social está sacando la suerte de la ecuación. Sacando el privilegio de ello.

“Eso es lo que quiero pasar el resto de mi vida haciendo. Crear lugares donde las personas puedan tener una oportunidad, donde los bebés puedan estar seguros, donde los padres puedan estar en el abrazo seguro de una comunidad que los ama y los honra; donde la vida es segundas oportunidades, y tercera y cuarta; donde se reconocen los obsequios, donde las escuelas fomentan el desarrollo completo de los niños, donde se honran las culturas, donde respetamos a los mayores, donde la salud no se basa en su código postal o el color de su piel o sus ingresos. Ese tipo de cosas.

"Hace años cuando era estudiante en Prescott CollegeWilli Unsoeld pronunció un discurso de graduación donde nos dijo que soñáramos en grande para nuestras vidas, no algo tan simple como lo que había hecho, siendo el primer estadounidense en el Everest. Nos dijo que pasáramos la vida en algo grande. Sugirió que humanizáramos la burocracia. Estaba destinado a hacer reír, pero desde entonces, he estado siguiendo su consejo ".

Melanie es actualmente la granjera principal en una granja comunitaria llamada Land's Sake, en Weston, MA. La granja es una granja diversificada de hortalizas y bayas PYO que crece en 22 acres (por lo general, deja 4-5 acres descansando en cultivos de cobertura). La finca apoya un CSA de 130 acciones, un puesto de granja bien establecido (la mayoría de los ingresos se generan allí) un hermoso jardín de flores PYO, y tiene un contrato con la ciudad local para donar $ 25,000 (a costos de mayorista) en verduras a los locales. despensas de alimentos y programas de acceso a alimentos en las cercanías de Boston.

Tuve la suerte de tener la oportunidad de trabajar para una organización educativa local sin fines de lucro, el Highlands Center for Natural History, cuyos métodos y misión estoy totalmente de acuerdo. Ahora soy su director de educación y soy responsable de los programas que sirven a niños y adultos cercanos a 8,000 cada año. Yo sigo aprendiendo Me inspira saber que esta pequeña comunidad de personal y docentes con quienes trabajo es uno de los que realmente puede cambiar el mundo, un niño a la vez. Cuando veo que las expresiones en los ojos de los niños cambian del miedo a los bichos espeluznantes al afecto por ellos en unas pocas horas en los sitios de nuestros centros naturales, sé que estoy haciendo el trabajo correcto. Mis cuatro años en Prescott College fueron algunos de los mejores en mi vida. Prescott College Abrí mucho los ojos ante las infinitas posibilidades de la vida y la maravilla de todo. Desarrollé una enorme apreciación de por qué pensamos y nos comportamos como lo hacemos en nuestra civilización occidental. Aprendí sobre mi lugar, mi papel en la historia. Realmente me doy cuenta del valor de educar hacia un sentido de lugar, aprender sobre el "hogar" y, sin embargo, comprender cómo los sistemas más grandes dan forma a nuestro entorno y a nosotros.

 

Consejos para estudiantes: Cree en ti mismo y confía en el proceso en Prescott College. Imagínese haciendo lo que sueña con lograr, y mantenga esa imagen a su lado. No todo es vino y rosas, seguro, pero esa imagen que tienes del futuro es lo que te hará avanzar, paso a paso. Trabaja duro. Dale todo lo que tienes. Es un privilegio ser parte de esta escuela. No tome nada de eso por sentado.

Aunque ha sido instructora universitaria durante más de 15 años, Katherine Minott tiene otra dimensión en su vida que es igualmente desafiante y gratificante: la realización de fotografías de bellas artes. Con su estilo abstracto, explora la belleza escondida en los objetos cotidianos, lo sagrado escondido en lo mundano.

Minott está enamorado de objetos inanimados mucho más allá de su mejor momento. ¿Por qué? La pintura descascarada, la tela arrugada y hecha jirones y el acero oxidado nos enseñan sobre la fugacidad. E imparten tres realidades simples: nada dura, nada está terminado y nada es perfecto. Minott celebra estas enseñanzas en sus imágenes fotográficas que reflejan la estética japonesa del wabi-sabi (una forma de vida intuitiva que enfatiza encontrar belleza en la imperfección y aceptar el ciclo natural de crecimiento y descomposición).

Las imágenes aquí son su celebración del cambio auténtico y un homenaje a sus maestros de la fugacidad.

Estos maestros se encuentran en aulas disfrazadas de depósitos de chatarra, ranchos abandonados, patios traseros y parques de caravanas olvidados hace mucho tiempo, todo disperso por el desierto del suroeste donde el sol hace su magia. Es aquí donde Minott fotografía las pátinas en barriles 50 de galones y tanques de agua, y descubre la vida oculta del óxido en la parte trasera de las latas de pintura desechadas. Así nacen sus fotografías abstractas.

Mi viaje a Prescott College comenzó al nacer, pero supongo que esta historia puede comenzar tres años antes de asistir. Después de graduarme de la escuela secundaria, decidí no seguir las construcciones culturales del comportamiento normalizado en términos de ir directamente a la universidad después del 12th grado. ¿Quería entender si somos realmente más fuertes, más valientes y más inteligentes de lo que podríamos saber?
Después de dejar la escuela secundaria, exploré este país, ese país, otro país, ayudando a reparar refugios antiaéreos, cantando canciones, hablando diferentes idiomas, entendiendo lo que realmente significa "indígena", bailando, compartiendo buena comida, explorando bosques densos, sintiendo la energía de ciudades, conocer gente increíble e interconectar las historias de quién era, con quién me convertí.
Con el paso del tiempo, me convertí en guía de escalada y sentí que mi trabajo era más que ayudar a las personas a amarrarse a una cuerda. Esencialmente, estaba facilitando su experiencia de enfrentar un miedo insondable, la duda, la inseguridad y la comprensión de las palabras "Yo puedo". Durante ese tiempo también comencé a estudiar el proceso de aprendizaje y leí muchos libros relacionados con la educación y desarrollé, para mí, una pedagogía auténtica que se centró en todo el ser humano, en lugar de solo el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro. Por lo tanto, comencé a buscar una universidad que hiciera lo mismo.

Para llevar

Uno debe entender que mi búsqueda tuvo poco que ver con preguntarme sobre las grandes dotaciones, el número de fraternidades o cuántos senadores pasados ​​y presentes han asistido. Fundamentalmente, una gran escuela significa grandes personas; no piscinas o comedores múltiples; enormes bibliotecas con cada libro jamás escrito, o el llamado "prestigio". Si la definición etimológica de la educación es "liderar", ¿la cuestión de la asistencia se vuelve más sobre "qué" nos conduce, o más bien, "quién" nos ayuda a ver el mundo como nunca antes?
Al graduarse de Prescott CollegeMe volvieron del revés. Me sentí completamente preparado para enfrentar lo desconocido con profundo respeto y gratitud desplegada. A mi, Prescott College me ayudó a ver quién soy y en quién puedo convertirme. Esto significó crear un título en Aprendizaje Integrativo, que resultó en el estudio del miedo, el potencial, el desarrollo humano, la educación liberadora y el proceso de aprendizaje; ser miembro del equipo en una expedición de equitación de millas 800; kayak de mar en el Mar de Cortés; completar una formación de profesorado de yoga de 200 horas; viviendo en América Central; trabajando en varias escuelas, y entre muchas otras experiencias.

Beca en el Centro de Enseñanza Inspirada

Actualmente, trabajo con el Centro de Enseñanza Inspirada en Washington DC. Nuestra misión es revolucionar la educación a través de la capacitación innovadora de maestros, el desarrollo de planes de estudio y prácticas pedagógicas compasivas. Esencialmente, Prescott College me abrió a mí mismo, y por esto, siempre estaré agradecido.

Disfruta el viaje,

Jordan Kivitz

Para su Maestría en Suelos y Biogeoquímica, Taryn está trabajando para mejorar la eficiencia del uso de nutrientes y reducir los impactos ambientales de la producción de alimentos. Sus estudios de posgrado en UC Davis se centran en el cambio climático y la agricultura. Específicamente, su investigación aborda cómo las técnicas agrícolas mejoradas como la labranza reducida, el riego por goteo y los cultivos de cobertura afectan las emisiones de óxido nitroso en los sistemas de cultivo de tomate. Después de completar su maestría, espera continuar en la educación agrícola y la divulgación, reuniendo información y personas para que la investigación no se aísle de quienes pueden usarla.

Steven Mirsky es ecólogo investigador del USDA-ARS en el Laboratorio de Sistemas Agrícolas Sostenibles, USDA-ARS-BARC Beltsville, Maryland. Realiza investigaciones agroecológicas en sistemas de cultivo orgánicos y sostenibles. Su investigación se centra en evaluar la sostenibilidad del sistema de cultivo, incluidos los criterios agronómicos y ambientales. Steven realiza investigaciones sobre la evaluación del papel multifuncional de los cultivos de cobertura (control de malezas y eliminación de nitrógeno y fertilidad) y su integración en agroecosistemas para el manejo de suelos, cultivos y malezas. Steven recibió su MS y Ph.D. de la Universidad Estatal de Pennsylvania.

Mi proyecto de maestría en Prescott College titulado "Educar para un sentido del lugar: el poder de la educación ambiental basada en el lugar"Con un apéndice titulado" Walking Mountains Learning Center "fue un punto de partida para la organización sin fines de lucro que fundé en 1998: Walking Mountains Science Center (anteriormente Gore Range Natural Science School) en Colorado. Nuestra misión en Walking Mountains es "despertar una sensación de asombro e inspirar la gestión ambiental y la sostenibilidad a través de la educación en ciencias naturales".

A lo largo de los años he trabajado para establecer una relación continua con Prescott College. Walking Mountains Science Center tiene una beca de posgrado en educación ambiental donde los estudiantes obtienen créditos 15 para obtener su título MAP. También tuve la suerte de estar involucrado en el desarrollo temprano de Prescott's Ph.D. Programa en Educación para la Sostenibilidad como coordinador interino del programa.

Mi pasión por comprender mejor la relación humano-naturaleza me llevó a estudiar las dimensiones humanas del cambio climático para mi doctorado. en Estudios Ambientales en la Universidad de Antioch, Nueva Inglaterra. Esta investigación interdisciplinaria involucró la fenomenología ambiental y la investigación de las experiencias vividas por los ecologistas del cambio climático 20 que realizan investigaciones ecológicas basadas en el lugar en las montañas del oeste americano.

En Colorado, ayudé a desarrollar el plan de estudios para el Programa de Licenciatura en Estudios de Sostenibilidad en Colorado Mountain College donde enseño: Pensamiento de sistemas para la sostenibilidad; Liderazgo, Ética y Responsabilidad Social; Fomento de comportamientos sostenibles (Psicología de la conservación); y Emprendimiento Social. Serví como el primer Director del Programa de Colorado para la National Forest Foundation, donde participé en la coordinación de la restauración ecológica colaborativa de la cuenca del Upper South Platte, que proporciona agua a Denver y otras ciudades a lo largo de Front Range de Colorado. Y en 2012 me concedieron una beca del Centro para la Conservación Colaborativa de la Universidad Estatal de Colorado para realizar investigaciones sobre liderazgo en conservación.

Mi experiencia en Prescott College me dio la formación académica y teórica que necesitaba como educador ambiental, pero también me dio la confianza y la visión para crear un cambio positivo y enfrentar mis temores a lo desconocido. Quizás aún más importante, sigo recurriendo al Prescott College Filosofía de aprendizaje centrada en el estudiante para empoderar a muchos otros jóvenes (estudiantes universitarios, pasantes y estudiantes de posgrado) para perseguir sus propias pasiones y visiones para crear un cambio positivo a través de la educación ambiental, la administración y la sostenibilidad.

Áspero y fresco, afilado y redondo, veteado de malva y oro. Hojas y fragmentos botánicos, enrollados y fusionándose con las extremidades de las hembras pensativas.  

Al ver las texturas y los colores que se entrelazan a través de las sensuales obras de arte de Raina Gentry, no es sorprendente saber que es licenciada en Filosofía Ambiental de Prescott College, donde también enseñó escalada en roca de 1996 a 2000. Uno siente los años de observación cercana del mundo natural y de los lugares donde la mente y el corazón humanos se encuentran en la naturaleza.

Nacida y criada en el sur de California, Raina se mudó a Arizona para asistir. Prescott College, permanecer como guía al aire libre para varias empresas de aventura en el estado y para impartir cursos de escalada en roca.

El enfoque "orgánico" de Raina para hacer arte que incorpora grabado, dibujo de vida, collage y pintura, está "fuertemente influenciado por su educación en Prescott College."

"Cada lienzo es un patio de recreo para la psique", dice, "evolucionando de forma natural e intuitiva sin estructura ni expectativas sobre el resultado final, con el significado de las obras reveladas a menudo muchos años después".

La compleja estratificación de los medios y la simbología con un enfoque en la forma humana aprovecha y expresa temas universales "con los que muchas personas pueden identificarse", dijo.

Raina usa medios digitales para reciclar imágenes de una obra de arte a otra, de la misma forma en que los elementos se reciclan en un ecosistema, y ​​la forma en que reciclamos aspectos de nuestra propia psique. Las influencias artísticas evidentes en su trabajo incluyen Frida Kahlo, Picasso, Georgia O'Keeffe, Basquiat, Romare Bearden, Gaugin y las contemporáneas Barbara Rogers, Deborah Donelson, Dae Rebeck, Joe Sorren, Kim Goldfarb y Gwyneth Scally, por nombrar algunas.

Su obra de arte se puede encontrar en Arizona en la Jerome Artist Cooperative Gallery en Jerome, en Bohemia In the Lost Barrio en Tucson, la sala de degustación de vinos Page Springs Cellars en Cornville, la Arizona Handmade Gallery en Flagstaff y la cooperativa de artistas Arts Prescott en Whiskey Row en Prescott, Ariz.

He sido activista social toda mi vida adulta. Desde que comencé la Primavera School en 1972, mi trabajo ha girado en torno a hacer del mundo un lugar mejor para los niños. En los ámbitos de la educación de la primera infancia, el desarrollo infantil, el apoyo familiar y la prevención del abuso infantil, trato de inspirar a otros a hacer lo mejor para los niños y sus padres.

En 1996 comencé mi segunda organización sin fines de lucro, una organización estatal de defensa y capacitación. Me gusta influir en las políticas públicas, desarrollar buenos programas basados ​​en la comunidad y producir oportunidades de capacitación de alta calidad para las personas que trabajan en sus propias comunidades en nombre de los niños y las familias.

Rastreo mi activismo de vuelta a Prescott College. Mi experiencia allí eliminó cualquier duda que pudiera tener sobre si quería o no ser un agente de cambio. De hecho, me convirtió en un líder reacio. Por las personas que conocí en Prescott College, Comencé a ver el mundo lleno de oportunidades para un cambio constructivo. Aprendí a cuestionar, a valorar mis instintos y a preguntar a muchos otros ya mí al servicio de hacer lo que el mundo está pidiendo.

Consejos para estudiantes: "Nunca dudes que un pequeño grupo de personas puede cambiar el mundo; de hecho, eso es todo lo que tiene". - Margaret Mead

Shanti vive en las afueras de Prescott, AZ, cultiva 8 acres de vegetales, flores y frijoles secos con su esposo y su familia. Ella y su esposo, Cory, tienen una familia de 80 CSA, venden en 3 mercados de agricultores y algunos restaurantes locales. Están involucrados con la educación agrícola a través de un programa de pasantías agrícolas estacionales y excursiones de clase de todas las edades. Además, Shanti ha impartido algunos cursos en Prescott College. Ella "todavía ama cultivar alimentos más que nada y está muy agradecida de pasar su vida cultivando (y criando niños también)".

La diversa experiencia educativa que recibí en Prescott College Hace casi 28 años se convirtió en una carrera multifacética que ha sido, para acuñar una frase de 60, "un viaje largo y fantástico".

Después de dejar Prescott en 1974, trabajé en una variedad de profesiones, incluyendo ser la primera (mujer) conductora de taxi de la ciudad de Nueva York de 20, jugar en un grupo de rock and roll y unirme a un equipo de construcción. En 1990 comencé a trabajar con la Sociedad Histórica de Central Park creando planes de estudio para su Programa de Liderazgo y realizando giras por Central Park, el Museo de Historia Natural y mi estudio de arte en Nueva York para estudiantes de educación especial. Durante ese tiempo, impartí clases de reciclaje, ayudé a rehabilitar pájaros heridos y dirigí talleres para maestros de escuelas públicas en NYU. 

Mi trabajo cambió en 1991 mientras exploraba el vínculo ambiental con la enfermedad, al convertirme en un nuevo miembro del club del cáncer. Mi investigación sobre la industria médica / del cáncer arrojó resultados inquietantes. "Practicamos política sin principios, ciencia sin humanidad y medicina sin lógica", era mi lema. Con mis visuales directos, discursos, demostraciones y artículos, ayudé a llamar la atención sobre la 'epidemia silenciosa' y la prevención del cáncer, y me convertí en un defensor de tratamientos alternativos. Mi alianza con Greenpeace, Wac, Wham y 1 en 9 (por nombrar algunos grupos de base) inspiró numerosas obras que recibieron una amplia exposición y cobertura de prensa, además de muchos premios y proclamas.

De 1994-1997 recibí el Premio Rachel Carson, el Premio al Mejor Cartel Ambiental, el Premio Humanitario del Año, la Persona de la Semana (noticias mundiales de Peter Jennings) y el Premio Gilda Radner. Una de mis fotos fue nominada para un Premio Pulitzer y recibió seis premios de oro y plata de concursos de diseño y periódicos, incluido un premio de primera plana del Newswomen's Club de Nueva York. En 1996 produje un catálogo galardonado con una beca de la Fundación de las Artes de Nueva York. Muchas de mis fotos, artículos, ensayos y entrevistas han sido publicados en una variedad de lugares desde la revista Glamour y la Enciclopedia Británica hasta documentales y para películas de televisión.

Mi defensa tiene sus raíces en Prescott College, comenzando con el halcón de cola roja en peligro de extinción, que proporcionó un enfoque metamórfico y metafórico a mis actividades. En 1974 presencié la determinación de un estudiante de proteger a su halcón mascota y el desamor posterior cuando el cautivo se fue volando. Irónicamente, cuando regresé al este un mes después, me encontré con el trofeo de mi padre: ¡una cola roja rellena se encontraba en la parte superior de su televisor! Entonces me di cuenta de que la educación es la herramienta más poderosa que tenemos para informar al público.

Años después tuve la suerte de ver un pájaro que rescaté liberado en Central Park después de seis meses de rehabilitación. . . Su huida a la libertad marcó el ritmo para poner en práctica mis sueños y pensamientos. Si una persona está decidida y comprometida con algo en lo que cree, puede volar libre, soñar y volar para alcanzar alturas récord. Sin embargo, el truco es regresar a la tierra con aspiraciones que pueden ayudar a avanzar a la sociedad a través de la contribución personal y el compromiso.

Consejos para estudiantes:

  • Cuando quieras hacer algo que sabes que en tu corazón está bien, no aceptes un no como respuesta.
  • Experiencia: obtén la mayor cantidad posible.
  • Examine cómo otros han abordado los proyectos que desea explorar, luego hágalo de manera diferente. Ser original.
  • Abraza la diversidad, pero no te conformes. Ajústese cuando sea necesario, pero siempre sea fiel a su verdad y visión.
  • Siempre haz tiempo para soñar.
    Haz cosas que te hagan feliz.

Después de recibir mi maestría, adquirí un conocimiento y experiencia invaluables trabajando como guardaparques y naturalista interpretativo en el Parque Nacional Canyonlands. Regresé a Prescott College en 1978 para ayudar a administrar un programa del Cuerpo de Conservación Juvenil y también asumí las responsabilidades de enseñar en el programa de Estudios Ambientales, donde diseñé el énfasis del programa en educación ambiental.

Durante los últimos años de 20, he trabajado en numerosos temas ambientales, incluidos los proyectos de ley 1984 y 1990 Arizona Wilderness Bills. En 1990 fui co-receptor del Premio Nacional de Educación del Desierto patrocinado por el Servicio Forestal de los EE. UU. Y la Liga Isaac Walton. Durante la caída de 1991, pasé mi año sabático en Noruega enseñando en Olavskolen Folkehogskole. En 1994 recibí el Premio al Educador del Año y el Premio de Apreciación del Presidente de la Asociación de Arizona para el Aprendizaje en y sobre el Medio Ambiente (AALE). En 1996 fui profesor invitado en Telemark College, donde impartí clases en el primer programa interdisciplinario de estudios ambientales de Noruega.

Desde 1992 he estado interpretando a John Muir bajo contrato con el Consejo de Humanidades de Arizona. En mayo de 1998, recibí un premio por presentador destacado en la Conferencia Nacional de Vigilantes de Desierto. Siempre he tenido un profundo respeto por la naturaleza y reverencia por la vida.

Los amigos que hice y los paisajes y la diversidad de culturas que he experimentado como resultado de Prescott College, tanto como estudiante como instructor, me han inspirado y apasionado durante toda mi vida por mi trabajo.

Consejos para estudiantes: Examina y desafía tus creencias e intenta vivir tus convicciones. El mundo está lleno de maravillas y oportunidades para aprender. Pregúntese si está devolviendo todo lo que está recibiendo del regalo de la vida.

Como estudiante de pregrado, me involucré con una organización local sin fines de lucro llamada Prescott Creeks Preservation Association (PCPA). Desde entonces, he sido voluntario general para PCPA, fui presidente durante dos años y fui contratado como el primer gerente de la Reserva ribereña de Watson Woods en 1999.

Además de mi trabajo con PCPA, soy socio de Riparia, Inc., una firma de consultoría ecológica con sede en Prescott. Con Riparia, tuve la oportunidad de llevar a cabo proyectos de restauración, educación e investigación ribereña en todo Arizona. Trato de encontrar tiempo para los trabajos divertidos también. Durante los últimos dos años, he pasado innumerables horas arrastrándome por las orillas del río Verde contando sauces y brotes de álamo. ¡¿¡Y me pagan por ello!?! En general, mi carrera acaba de encajar. He sido bendecido con mis oportunidades y los grandes amigos que tengo en Prescott. Actualmente vivo al sur de Prescott con mi mejor amigo, Osito. Vine para Prescott College de una de las universidades más grandes del país. El entorno pequeño e íntimo en Prescott College me enseñó que podía conocer a mis mentores e instructores a nivel personal. Una de esas relaciones me llevó al trabajo que ahora estoy haciendo. También aprendí a ser creativo con mi medio de vida.

Consejos para estudiantes: Decide qué quieres hacer. Decidir parece ser la parte más difícil para la mayoría de las personas. Encuentre algo con lo que pueda tener acceso y luego ponga toda su pasión. Me ha funcionado hasta ahora.

Como Community General Manager para una empresa de desarrollo en Pennsylvania, Erin Conlen trabajó con desarrolladores y constructores para diseñar estructuras sostenibles o "verdes".

“La protección de la naturaleza y el hábitat siempre fue querida por mi corazón, lo que algunos verían como un conflicto con mi trabajo [en la construcción]. La mayoría de la gente piensa que estás de un lado o del otro; ambientalista o constructor. Yo digo, ¿por qué no estar en el medio?

“A través de mis estudios [en el programa ADP] continuamente investigo ideas que mejorarán lo que traigo a la mesa en la construcción, tratando de ofrecer soluciones aceptables para ambas partes. El impacto que hago puede ser pequeño, pero al final, beneficia a todos los que me rodean ”.

“A menudo me plantean una pregunta desconcertante: ¿qué está haciendo una mujer en la construcción? He descubierto que es aquí donde puedo hacer la mayor contribución al progreso de la sostenibilidad ”.